Por qué no debes apagar la caldera en invierno

No gastar más dinero de la cuenta en la climatización del hogar es una premisa que siguen cada vez más familias con el objetivo de aligerar la factura mensual. El ahorro llega, también, en las acciones que se realizan: apagar, encender, la temperatura... Por ello ¿por qué no debes apagar la caldera en invierno? En esta entrada, a continuación, se aportan este y otros muchos detalles.

¿Cuándo es mejor encender y apagar la calefacción?

En el invierno, nunca . No obstante, esto dependerá de la zona en la que se viva. Por ejemplo, si se reside en un pueblo de alta montaña, lo más lógico es que el frío continúe en la zona hasta, por lo menos, el mes de abril. Aunque suban las temperaturas en el mes de febrero, por ejemplo, luego volverá a hacer frío.

¿Cuándo hay que apagar la caldera?

La caldera se debe apagar bien entrada la primavera, cuando deja de hacer frío en la zona en la que se resida. Es en este momento cuando se debe prescindir de ella, y se deben comenzar, además, las tareas de mantenimiento para el año que viene. Sin embargo, si se usa durante el año, lo mejor es no apagarla nunca.

¿Qué pasa si se apaga la caldera?

Se estará consumiendo muchísimo más. Encender la caldera conlleva un coste, por supuesto, pero es peor estar encendiendo y apagando todo el rato. La razón: La temperatura de la vivienda cambia mucho y no se mantiene. La fuerza, a la hora de encender la caldera de nuevo, hace que se consuma el triple. Lo mejor es mantener la temperatura constante en el interior del hogar para evitar que la máxima potencia consuma mucho.

Es más, hay que tener en cuenta que la cantidad de tiempo que el sistema tarda en dar una temperatura agradable es muy considerable. Asimismo, pueden producirse en el sistema algunos depósitos que luego habrá que arreglar.

¿Cómo poner la caldera en modo invierno?

Hay que ponerla en este modo cuando termina el verano, a mediados de septiembre o finales de octubre. En la mayoría de casos, existe un botón que permite el cambio de manera directa, rápida y fácil. Se cambia la configuración, y listo. En las calderas más complejas puede existir algún problema añadido, como que se tenga que "rebuscar" en la zona de menú y optar por el símbolo correspondiente.

Independientemente del caso, en el manual de la caldera se podrá encontrar toda la información de la misma y los pasos para cambiar al modo invierno o verano.

¿Por qué no debes apagar la caldera en invierno? Ahora ya conoces ciertas razones de peso para no hacerlo. Recuerda que somos instaladores de calderas, con los mejores profesionales y herramientas. ¡Llámanos e infórmate!

Sin comentarios

Añadir un comentario